domingo, 14 de abril de 2013

Exhibicionismo

Cuando abordó a la multitud, el exhibicionista abrió con ímpetu su gabardina y enseñó un cuerpo vestido. La gente se echó, de inmediato, las manos a la cabeza, ¿cómo podía hacer eso, mostrar pudor y decoro, un mínimo de vergüenza, delante de todos los demás?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada