miércoles, 13 de abril de 2011

La Fiesta.

Fran y Laura nos han invitado a su fiesta, como cada año sobre estas fechas. Al llegar, su jardín lucía algunos arreglos florales y estaba limpio para la ocasión. Después de dejar nuestras chaquetas y enseres personales en la salita de la entrada, durante un momento de intimidad, Maribel me ha comentado que los notaba nerviosos, con esa risilla inconfundible que a veces exhibe Laura y luego secunda Fran, y que cuando eso sucede así, es que algo quieren decirnos. Educadamente, hemos hecho tiempo hablando de trivialidades hasta que han llegado Eloy y Marian primero y luego Pedro y Jose. Poco a poco, nos han ido llevando hasta la mesa del salón y nos hemos sentado alrededor. Luego, Fran ha repartido unas copas, nos ha sacado dos botellas de un buen champán francés y antes de descorcharlas, ha mirado a Laura, que no ha dudado en asentir, y nos ha dicho: “Tenemos algo que deciros... ¡Nos separamos!”, para un poco más tarde aclarar, “¿Qué? ¿No es lo que todos estábamos esperando?”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada