miércoles, 25 de mayo de 2011

Entre estaciones

Muchas veces, me da la sensación de estar en el anverso, como si la vida se estuviera viviendo en otro lado. Siempre he pensado que cada año se suceden varios momentos míticos, dias o noches que se tatúan en el cerebro, verdaderamente memorables. Es lo que llamamos vivencias. El resto son estaciones de paso, escondrijos para el alma. Este año me parece lleno de estaciones de paso, igual que en ese viaje eterno que une Jerez con Valencia pasando por media España y cuyas paradas siempre olvido. Será el rencor de verme alejado de los míos y llevado a un mundo tan extraño como excitante. Me pregunto qué sonrisa estará detrás de la próxima estación que recuerde. Hasta entonces, las mayores agitaciones de mi cuerpo las sufro escribiendo. Es curiosa la sensación de ver articularse las palabras, y también esta sed de escribir algo grande. Creo que algo se está masticando en mi cabeza como quién urde una venganza. Y es que me podría pasar la vida así, escribiendo entre estaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada