martes, 31 de mayo de 2011

Ojo-trampa.

Creyó verle al fondo de los ojos el mismo color de antaño, mezcla de verde esperanza y el azul calmo del que se tiñen las certezas, pero no eran más que los suyos propios reflejados tras unos ojos huecos, de color alquilado y con el alma en otro sitio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada