domingo, 25 de septiembre de 2011

El espacio robado


Ayer, en un despiste, dejé la puerta de la calle encajada, sin cerrar del todo. Al volver, me di cuenta que si hubieran entrado a robar en casa y se hubieran llevado lo que me pertenece, no echaría absolutamente nada de menos. Que me daban igual todos esos posters, los libros, el ordenador y la ropa que tengo guardada. Que de alguna manera, todo lo que de verdad me importa está en otros sitios o lo llevo conmigo, muy dentro, donde nadie puede siquiera tocarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada