sábado, 3 de septiembre de 2011

La risa


Todo lo serio se lo tomaba demasiado a broma. Todas las bromas, demasiado en serio. Lo suyo no tenía gracia, pero él se reía como si fuera el mejor de los chistes. Luego, cuando se ponía serio, el mundo se reía a su costa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada