viernes, 27 de enero de 2012

El amor etéreo

- En realidad puede que ya haya encontrado el amor, fíjate lo que te digo, que esté diseminado en el espacio tiempo y no me haya dado ni cuenta. Puede que lo haya encontrado un día en los ojos de esa chica triste, que luego estuviera en los brazos de otra, en ese cuerpo que se bamboleaba como una serpiente venenosa, en los besos torpes de cuando los trece años. Puede que el amor no tenga un tiempo ni un lugar, sino que tenga tiempos y lugares, y puede que esté aquí y ahora visitándome y yo sin saberlo, iluso de mí, puede que lo haya dejado escapar mil veces y aún así sea él el que vuelva y no al revés, que me haya dejado un gramo de su nicotina para la vejez o para el momento en el que menos me lo espere, cuando tenga, por fin, la vida ordenada y entonces venga y me la desordene y se deshaga todo como una torre de naipes. El amor, quizás, de absoluto no tenga nada. Quizás esté evaporado, vagando sin rumbo, posado en cualquier parte.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Arggg, aún me peleo con esto de las publicaciones en el blog. Había puesto que me encanta y que es posible que el amor sea así, sí señor!

    ResponderEliminar
  3. Hay muchos tipos de amores. Te mostraré otros a medida que escriba. El que seguro existe es el que yo siento por ustedes ;). Guapas joé :).

    ResponderEliminar