jueves, 5 de enero de 2012

La batalla

Las hordas se alinearon al paso de su alteza con vistas a asaltar su objetivo. Esperaban ansiosas su momento, ataviadas con sus mejores armas, con el infierno bullendo al fondo de sus ojos y las manos engarrotadas. La adrenalina se disparó justo cuando el sol caía detrás de la muralla. La masa, enfurecida, se abalanzó hacia delante al grito de “¡Caramelos, caramelos!”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada