jueves, 7 de julio de 2011

El gran trapecista

Mientras el trapecista hacia un triple mortal de espaldas para satisfacción del respetable, el escritor escondido entre el público, que lo había dejado todo para escribir su próxima novela, pensaba que era un vulgar pirueta, nada más que fuegos de artificio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada