miércoles, 27 de julio de 2011

Nueva poesía

Hace años jamás me hubiera imaginado escribiendo poemas. Hace un año tampoco. Hasta hace seis meses lo hacía por obligación, a desgana. Y hoy ya he escrito un primer poemario y en mi cabeza ebullen poemas que se manifiestan sin pedir permiso, casi a cualquier ocasión que se le antepongan. Creo que esto me conduce por dos vertientes positivas, una, la posibilidad de incorporar giros y recursos a la prosa que habitualmente hago con el fin de enriquecerla (ahora que llevaba un tiempo enquistado, sin grandes sobresaltos), y la otra y más importante, el hecho de poder expresarme mediante la metáfora. Se me abre un mundo mucho más hermético e interior, una opción también para decir lo que siempre quiero decir, solo que de otra manera. Y lo cierto es que lo estoy disfrutando muchísimo. Ojalá me dure.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada