jueves, 2 de febrero de 2012

El Bazar de Petra (Ilustrado)


El bazar de Petra funciona en base al trueque, nada de compra-ventas. La idea ya ha sido exportada hacia algunos países lejanos. Ofrece un sistema de aporte y quite sencillo: Uno lleva cualquier cosa rota y, en compensación, se lleva otra con el compromiso de arreglarla. El sistema garantiza el reciclaje. Por sus amplios pasillos se puede encontrar todo tipo de roturas y desperfectos divididos en sectores, edades o el grado la de rotura. La zona de juguetes suele poblarse de manitas que intentan restaurar el legado de una infancia perdida. El sector de casa y hogar, es otro ejemplo de transacciones que se suceden con extrema fluidez. Igual que el de las bicicletas, ferretería u otros objetos de anticuario. Aunque hay varios sectores con un desfase preocupante; el de las relaciones que se rompieron no se sabe cómo, el de los orgullos caídos o las promesas que se desvertebraron. De esas, hay muchas entradas y pocas salidas, la gente deja el cadáver de su relación, sus esperanzas destrozadas o el lodo de su desengaño y luego, pese a que lo intentan, se llevan algo material porque no se ven capaces de restaurar algo como lo que han traído. Y es que hay cosas que son muy difíciles de arreglar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada