miércoles, 29 de febrero de 2012

La luz del mundo

Las lámparas decidieron encenderse solo para la gente que merecía luz. Así, entre los que merecían y no tenían lámparas y los que tenían pero no las merecían, el mundo quedó tuerto, casi a oscuras, viendo las cosas tan negras como realmente venían siendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada