martes, 18 de octubre de 2011

El amor y la espada

Al tragasables, el desamor le robó el apetito, y dejó de comer esas espadas árabes que tanto le gustaban. Nada cambió, pues sentía el aceró frío de las veintiocho mil puñaladas que tenía clavadas en su espalda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada