miércoles, 26 de octubre de 2011

El síntoma

Últimamente se sentía rara y visiblemente aturdida, pese a que la vida, por el contrario, pareciera transcurrir de manera normal, con toda esa gente que iba y venía a través del cristal. No quería volver al vértigo de los días pasados ni a esa extrañeza que le invadía cuando la luz se marchaba. Sin embargo, a la rata de laboratorio ya le empezaba a quemar la piel, señal inequívoca de que todo iba a precipitarse de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada