martes, 18 de octubre de 2011

Geometría del fuego

Al arder la rama, las estrellas ardieron también. Y ardiste tú por antonomasia, por vinculación y enredo. Ardiste porque te quise ver arder como el papel que desafía a la llama. Ardiste porque no me quedaba más remedio; porque no me queda más remedio aún que ver los luceros yéndose a pique, que ver tus alas volando tiznadas de negro, tu azúcar en charca, tu piel suspirando recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada