sábado, 15 de octubre de 2011

El Boomerang

La mentira se perdió a lo lejos mientras él, confiado, apartaba la mirada y se ocupaba en otros menesteres. Pero como un boomerang asesino, volvía ya con la velocidad triplicada, los extremos afilados y girando envenenada, dispuesta a asestarle un golpe mortal por la espalda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada