viernes, 25 de noviembre de 2011

El mal de muchos

Cuando el comercial pidió al Demonio un porcentaje de su alma por traer a gente hasta su propio Infierno, éste último entendió que el mundo estaba cambiando y que se trataba de adaptarse o morir. Se consolaba pensando que allá arriba tampoco andarían mucho mejor las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada