miércoles, 2 de noviembre de 2011

Halloween más uno

El día después, todos esos monstruos se sintieron solos, excesiva y cruelmente olvidados. Nadie tenía un recuerdo para ellos. Los días de vino y rosas pasaron a la velocidad de un alud de oscuridad. Optaron por refugiarse allí, en lo más recóndito, y solo si un niño perdía el sueño y se despertaba en mitad de la noche, salían a hacerle la vida imposible. Tras su traición, no merecían otra cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada