sábado, 26 de noviembre de 2011

El oficio

El escultor, con el ego henchido después de los premios y menciones que estaba recibiendo por parte de crítica y público, no se daba cuenta que su última creación tenía exactamente las mismas medidas que su cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada