sábado, 19 de noviembre de 2011

El pueblo


Guiados por el gentío, los de la funeraria acudieron, erráticamente, al colegio electoral. Era habitual morirse un domingo. Cuando entraron por la puerta, todo el mundo sabía quién era el muerto que habían venido a recoger.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada