jueves, 17 de noviembre de 2011

El viejo y el mar

El horizonte le reveló que el tiempo se había ya desvanecido, como el halo de una eterna promesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada